En este libro eminentemente práctico, aclara una técnica por la cual podemos trascender al pequeño yo y abrirnos paso hacia la libertad que anhelamos. Este estado de libertad interior y pura felicidad es nuestro "derecho de nacimiento"


Lo que me convenció de la verdad de su obra, en última instancia, fueron las transformaciones en mi propia conciencia física y no física. Hubieron hechos empíricos que no podía negar: la curación de una adicción que anteriormente había sido imposible de superar, a pesar de muchos intentos sinceros; la liberación de varias alergias (al pelo de las mascotas, a la hiedra venenosa, al moho, la fiebre del heno); Al dejar ir los resentimientos largamente mantenidos, con la capacidad de ver los dones ocultos en los diferentes traumas de la vida que había pasado; el alivio de algunos miedos de toda la vida y un trastorno de ansiedad que había limitado severamente mi carrera y mi vida personal; y la resolución de varios conflictos internos relacionados con la auto-aceptación y el propósito de vida. Estos grandes avances en los planos físicos y no físicos eran observables en lo concreto, no sólo por mí mismo sino por quienes me rodean.


Todos estamos conectados a nivel energético, y una vibración más elevada (como el amor) tiene un poderoso efecto sobre las vibraciones más bajas (como el miedo). Siento la verdad de esta ley siempre que estoy con él; su campo de energía transmite amor curativo y paz profunda. Como él mismo explica en este libro, estos estados superiores están disponibles para todos nosotros en cualquier momento.

 

A medida que leemos, nos animamos e inspiramos en los ejemplos clínicos de la vida real que comparte de sus décadas en la práctica psiquiátrica. Caso tras caso, vemos el poder de la entrega aplicada a casi todas las áreas de la vida: las relaciones, la salud física, el clima laboral, las actividades recreativas, el proceso espiritual, la vida familiar, la sexualidad, la curación emocional y la recuperación de las adicciones.

 

Aprendemos que la respuesta a los problemas que enfrentamos está dentro de nosotros. Al dejar ir los bloqueos interiores, la verdad de nuestro Ser interior resplandece y el camino hacia la paz se revela. Otros maestros espirituales han hecho hincapié en el cultivo de la paz interior como la única solución real a las dificultades personales, y también a los conflictos colectivos: "Primero el desarme interior, después el desarme exterior" (Dalai Lana), "Sé el cambio que quieres ver en el mundo" (Gandhi). La implicación es clara. Al ser todos partes de un todo, cuando sanamos algo en nosotros mismos, lo sanamos para el mundo. Cada conciencia individual está conectada a la conciencia colectiva a nivel energético; por lo tanto, la curación personal surge de la curación colectiva

 

Es práctico y útil compartir una técnica que facilitará su éxito en la superación de estos obstáculos: ¿Cómo manejar las vicisitudes de la vida cotidiana, con sus pérdidas, decepciones, tensiones y crisis? ¿Cómo liberarse de las emociones negativas y su impacto en la salud, las relaciones y el trabajo? ¿Cómo manejar todos los sentimientos no deseados? El presente trabajo describe un medio sencillo y eficaz por el cual dejar de lado los sentimientos negativos y volverse libres.


La técnica del dejar ir es un sistema práctico para eliminar los obstáculos y los apegos. También puede llamarse mecanismo de la entrega. Existen pruebas científicas de su eficacia, su explicación se incluye en uno de los capítulos. La investigación ha demostrado que la técnica es más eficaz que muchos de los otros enfoques actualmente disponibles para aliviar las respuestas fisiológicas al estrés. 

Después de investigar la mayor parte de los diversos reductores del estrés y los métodos de la conciencia, este acercamiento destaca por su transparente simplicidad, eficiencia, eficacia clínica, ausencia de conceptos cuestionables, y rapidez de resultados observables. Su simplicidad es engañosa y casi oculta las verdaderas ventajas de la técnica. En pocas palabras, nos hace libres de los apegos emocionales. Verifica la observación hecha por todos los sabios, de que los apegos son la causa principal del sufrimiento. 

La mente, con sus pensamientos, es dirigida por los sentimientos. Cada sentimiento es la derivada acumulada de muchos miles de pensamientos. Porque la mayoría de las personas durante toda su vida reprimen, suprimen y tratan de escapar de sus sentimientos, la energía suprimida se acumula y busca expresarse a través de la aflicción psicosomática, los trastornos corporales, las enfermedades emocionales, y la conducta desordenada en las relaciones interpersonales. Los sentimientos acumulados bloquean el crecimiento espiritual y la consciencia, así como el éxito en muchas áreas de la vida.

Los beneficios de esta técnica pueden, por lo tanto, ser descritos en varios niveles:

Físicos:

La eliminación de las emociones suprimidas tiene un beneficio para la salud positivo.

Disminuye el exceso de flujo de energía al sistema nervioso autónomo del cuerpo, y .desbloquea el sistema de energía de la acupuntura (demostrable por una simple prueba muscular). Por lo tanto, a medida que una persona se entrega constantemente, los trastornos físicos y psicosomáticos mejoran y con frecuencia desaparecen por completo. Hay una inversión general de los procesos patológicos en el cuerpo y el retorno a un funcionamiento óptimo.

 

Conductuales:

Debido a que hay una disminución progresiva de la ansiedad y las emociones negativas, hay una menor necesidad de escapar a través de las drogas, el alcohol, el entretenimiento, y el sueño excesivo. Por consiguiente, hay un aumento de la vitalidad, la energía, la presencia, y el bienestar, funcionando con más eficiencia y menor esfuerzo en todas las áreas. 

 

Relaciones interpersonales

A medida que los sentimientos negativos son entregados, se da un incremento progresivo de los sentimientos positivos que deriva en una mejoría rápidamente observable de todas las relaciones. Se da un incremento en la capacidad para amar

Los conflictos con los demás decrecen progresivamente, de manera que mejora el rendimiento en el trabajo. La eliminación de los bloqueos negativos permite que las metas profesionales se logren más fácilmente, y los comportamientos de autosabotaje basados en la culpa disminuyen progresivamente. Se da cada vez menor dependencia del intelectualismo y una mayor utilización del saber interior intuitivo.

Con la reanudación del crecimiento de la personalidad y el desarrollo, a menudo se descubre una creatividad anteriormente insospechada, y habilidades psíquicas, que están frustradas en todas las personas por suprimir las emociones negativas. De gran importancia es la disminución progresiva de la dependencia, desgracia de toda relación humana. La dependencia subyace tanto al dolor como al sufrimiento; incluyendo incluso toda la violencia y el suicidio en su máxima expresión. A medida que disminuye la dependencia, se da también una disminución de la agresividad y el comportamiento hostil. Estos sentimientos negativos son reemplazados por sentimientos de aceptación y amor hacia los demás.

 

Conciencia / Consciencia / Espiritualidad: 

Esta es un área que se abre por el uso continuo del mecanismo de la entrega. Dejar ir las emociones negativas significa que la persona experimenta una cada vez mayor, felicidad, satisfacción, paz y alegría. Se da una expansión de la consciencia, la realización progresiva, y el experimentar el verdadero Ser interior. Las enseñanzas de los Grandes Maestros se despliegan desde el interior como experiencia personal propia. El progresivo dejar ir de las limitaciones permite la realización al fin de la verdadera identidad de uno. El dejar ir es una de las herramientas más eficaces por medio de la cual alcanzar las metas espirituales. 

Cualquiera puede realizar todos estos extremos, con dulzura y sutileza, como si uno entregara silenciosamente la vida diaria. La desaparición progresiva de la negatividad y su sustitución por sentimientos y experiencias positivas es placentero tanto de ver como de experimentar. Es propósito de esta información ayudar al lector a tener esas experiencias gratificantes.

David R. Hawkins, Doctor en Medicina y Filosofía.

Presidente Fundador del Instituto para la Investigación Espiritual. Sedona, Arizona. Junio de 2012