Los tribunales confirmaron que la vacuna Triple Viral (SRP) causa autismo

Los tribunales confirmaron que la vacuna SRP causa autismo

Corrección al final del artículo: Conclusión: ¡¡hay un vínculo entre el autismo y la vacuna triple viral!

No se oye nada al respecto en los medios de comunicación, acerca de lo que ha dictaminado “El Tribunal de las Vacunas”, el nuevo gobierno federal ha reconocido, aunque muy discretamente, que la combinación de la Vacuna Triple Viral (SRP) de sarampión, paperas y rubéola, en una sola vacuna realmente causa el autismo.

En un dictamen publicado recientemente, parte del cual había sido censurado a parte del público, un joven recibió cientos de miles de dólares de indemnización después de que la administración de esta vacuna le condujo a una diagnóstico confirmado de trastorno del espectro autista (TEA).

Los padres de Ryan Mojabi, de diez años, dicen que primero sufrió de encefalopatía después de haber sido vacunado contra MMR, el 19 de diciembre de 2003.

La encefalopatía es una reacción adversa a las vacunas reconocida, y una reacción que los tribunales de vacunas ya habían vinculado a las vacunas. De acuerdo con los padres de Ryan, la vacuna combinada contra el sarampión, paperas y rubéola causó la encefalopatía su hijo, que se manifiesta como “disfunciones neuro-inmunológicas” en forma de asma y problemas de autismo.

Después de caminar de un tribunal a otro, donde Ryan finalmente fue escuchado por las Actas de la corte, se dio a conocer que el autismo ómnibus es un efecto secundario de esta administración intravenosa, de acuerdo con el Huffington Post.

Y, al final, el gobierno federal acordó que la encefalopatía de Ryan fue causada por el combinado sarampión, paperas y rubéola, una decisión histórica que confirma lo que se encontró el Dr. Andrew Wakefield después de más de 15 años el estudio de los trastornos intestinales en los niños que recibieron la vacuna triple vírica.

Es de particular interés en este caso que los documentos de la concesión por parte del gobierno se mantendrán sellados. Mientras que la corte y el gobierno en general han admitido abiertamente que la vacuna triple vírica, que combina el sarampión, las paperas y la rubéola causó la encefalitis Ryan, pero no han hecho mención pública sobre el trastorno de autismo que también sufre el joven.

Pero el hecho de que estos documentos estén censurados muestra que el gobierno está ocultando algo muy importante para el público, algo que sin duda tiene que ver con el vínculo entre la vacuna contra el sarampión combinados, las paperas, la rubéola y el autismo.

Los padres de todas partes están muy preocupados por el dictamen que ha expuesto el Tribunal sobre la triple vírica y el autismo.

En un caso similar oído en el mismo mes, el joven Emily Moller de Houston, Texas, también recibió una gran compensación por los problemas derivados de la vacuna combinada contra el sarampión, las paperas y la rubéola.

Según los informes, Emily experimentó una reacción grave después de recibir no sólo el sarampión juntos, paperas, rubéola, sino también vacunas contra la DPT (difteria, tétanos y tos ferina), Hib y Prevnar. Al igual que en el caso de Ryan, el gobierno reconoció que estas vacunas han causado el autismo y otras cuestiones de desarrollo y Emily.

Estos dos casos, combinados con numerosos estudios publicados en los Estados Unidos, América del Sur y Europa, muestran que la vacuna combinada contra el sarampión, paperas y rubéola no es la vacuna inocua que la industria médica convencional afirma que sea.

De hecho, todo lo que el Dr. Wakefield se encontró a finales de 1990 sobre el sarampión juntos, paperas, rubéola, son conclusiones que le costaron su carrera y reputación, y que por otra parte, ahora resultan ser una verdad innegable.

“No cabe duda de que las vacunas pueden causar y de hecho causan autismo”, dijo recientemente el Dr. Wakefield en su casa de Austin, Texas.

“En estos niños, la evidencia de efectos adversos sobre el daño cerebral a raíz de la vacuna combinada contra el sarampión, paperas y rubéola que luego progresa a un diagnóstico de autismo es convincente. Ahora es una cuestión de número de muertos. Los gobiernos deben dejar de jugar con las palabras, mientras que los niños siguen siendo dañados. Mi esperanza es que el reconocimiento de las enfermedades intestinales en los niños dará lugar al alivio de su sufrimiento”

 

 

Niños vacunados padecen un 500% más enfermedades que los niños no vacunados

 

Se confirmaron las sospechas de aquellos que no confían en la vacunación infantil. Un reciente y amplio estudio corroboró de manera indiscutible investigaciones científicas independientes realizadas con anterioridad, las cuales comparan a los niños no vacunados con los niños vacunados. Todos los hallazgos y pruebas certificadas evidencian que los niños vacunados tienen de dos a cinco veces más enfermedades, padecimientos y alergias, que los niños no vacunados.

 

Originalmente, el estudio (aún en curso), comparó a los niños no vacunados con los que si lo fueron y cuyo historial médico fue expuesto por una encuesta de Salud Nacional Alemana dirigida por KiGGS. Las cifras se obtuvieron por contraposición y los niños adolescentes dentro del balance gubernamental ascienden a 17.000. siendo el rango de edad hasta los 19 años.

 

La investigación continúa en América

Sin embargo, la relación entre Estados Unidos y el estudio de Bachmair puede verificarse en el sitio web VaccineInjury.info que añadió un enlace para que más padres de niños vacunados participen en la encuesta. Hasta ahora, la investigación reúne a más de 11.000 encuestados, y aunque la mayoría de los participantes pertenecen a EE.UU. otros estudios han corroborado la misma información en comunidades foráneas.

 

Desinformación masiva

Pese los resultados similares y la constatación científica, esta revelación no fue tomada en cuenta por los medios de comunicación masivos MSM (mainstream media en inglés). Ninguno de estos estudios fue financiado por los CDC (Centers for Disease Control and Prevention), ni por la Organización Mundial de la Salud, ni tampoco por ninguna organización nacional (EE.UU.) ni internacional de Salud o agencias profesionales de cuidados médicos (http://healthimpactnews.com).

 

Las entidades estrechamente relacionadas a la industria farmacéutica operan con ánimos de lucro y no quieren, bajo ninguna circunstancia, comparar la salud de los niños no vacunados con la de los vacunados, ni tampoco estudiar el caso de manera objetiva, por el riesgo de perder su “caballo de batalla” comercial, la “vacunamanía” (manía por la vacunación).

 

En este marco cabe señalar que el enfoque de la mayoría de los estudios apunta, principalmente, a las enfermedades infantiles que se producen mientras los pacientes maduran.

 

Una vacuna dañina en etapa de crecimiento, y sus efectos adversos, representan clientes de por vida para los laboratorios y sus nuevos fármacos pero además, responden a políticas de despoblación.

 

Un diseño para obstaculizar la verdad

Es preciso recordar que solo el 5%, o menos, de las lesiones dramáticas, debilitantes o mortales, producto de las inoculaciones, son reportadas al VAERS (Vaccine Adverse Injury Reporting System) por las siguientes razones:

 

             Es un sistema complicado que requiere tiempo incluso para los médicos.

             La mayoría de los padres no saben que el VAERS existe.

             Por lo general, sólo se toman en consideración reacciones adversas que ocurren inmediatamente después de la vacunación.

             Aunque el VAERS es voluntario, la mayoría de los doctores no quieren auto-incriminarse por daños relacionados a una vacuna que ellos mismos recomendaron, y prefieren la postura amoral de negar una relación entre los efectos secundarios y las vacunas.

En consecuencia, incluso las más adversas reacciones adversas pasan desapercibidas, mientras los efectos secundarios producidos por las vacunas ni siquiera se consideran.

 

Diferentes encuestas

Las enfermedades infantiles usualmente listadas en encuestas independientes incluyen: Asma, Amigdalitis Recurrente, Bronquitis Crónica, Sinusitis, alergias, eczemas, infecciones del oído, Diabetes, trastornos del sueño, Enuresis Nocturna, Dislexia, Migraña, hiperactividad, TDA, Epilepsia, depresión, desarrollo más lento en el aprendizaje del lenguaje, trastornos de habilidades motoras.

 

En 1992, un grupo Neozelandés llamado Sociedad de Concientización sobre la Inmunización (NIC o IAS en ingles) encuestó a 245 familias con un total de 495 niños. Los niños fueron divididos en 226 vacunados y 269 no vacunados.

 

Ochenta y un familias tenían tanto niños vacunados como no vacunados. La diferencia fue dramática, mostrando una incidencia mucho menor de enfermedades comunes infantiles en niños no vacunados – Estudio.

 

En otra encuesta realizada en la Isla Sur de Nueva Zelanda, ciudad de Christchurch, llevada a cabo entre niños nacidos durante o después de 1977, ninguno de los niños no vacunados tuvo eventos de asma mientras que casi el 25% de los niños vacunados fueron tratados por asma a la edad de 10 años.

 

Muchos comentarios de padres preocupados en la encuesta, aún vigente, de Bachmair, en VaccineInjury.info, mencionan el peligro de la vacunación y su influencia negativa en el desarrollo inmunitario natural (http://www.vaccineinjury.info).

 

Una inmunóloga doctorada que escribió el libro “La ilusión de la Vacuna” (Vaccine Illusion), la Dra. Tetyana Obukhanych, fue contra del dogma de su formación médica y su trasfondo, afirmando que la inmunidad real a cualquier enfermedad no es conferida por las vacunas, sino por la exposición o no a la enfermedad (Informe).

 

Quizás la encuesta más informal, también vigente, es la llevada adelante por Tim O’Shea, DC, autor de:”Vacunación no es Inmunización” (Vaccination is Not Immunization).

 

Tim simplemente expone e-mails de padres que no vacunaron a sus hijos y que los comparan con los niños de sus amigos y otras familias que si lo hicieron. Hay más información disponible en su sitio web (http://www.thedoctorwithin.com).