¿Las creencias limitantes se hacen realidad?

Las creencias tienden a hacerse realidad, por el conocido Efecto Pigmalión o la profecía autocumplida.

Si salgo a la calle pensando que las personas con las que me cruce me mirarán con desprecio, es fácil que cuando vuelva a casa me haya encontrado con varias personas que me miraron de esta forma. Si pienso que hoy será un día estupendo, seguramente encuentre muchos motivos para sentir que lo es.

A nivel empresarial, nos encontramos con como las creencias condicionan cada día nuestros resultados:

•             Si yo creo que si desarrollo a mi equipo este realizará un mejor trabajo, es una creencia posibilitadora, que tenderá a hacerse realidad.

•             Si por el contrario pienso que mi equipo es un desastre, es una creencia limitante, que también tenderá a hacerse realidad.

•             Si creo que venderé una nueva línea de productos y que los clientes serán muy receptivos, yo mismo provocaré esa situación.

•             Si creo por el contrario que la nueva línea de producto no interesará a nadie, yo mismo provocaré el resultado.

Dime lo que crees y te diré cuáles son tus resultados.

Aquí tienes uno de mis ejemplos sobre cómo un simple pensamiento acaba haciéndose realidad y confirmando mi creencia:

 

Y por el contrario otro ejemplo de una creencia posibilitadora que también acaba por hacerse realidad y confirmarse cada vez:

 Lo cierto es que si uno cultiva su capacidad de eliminar creencias limitantes y cambiarlas por otras más positivas, descubrirá que la vida le va un poco mejor. Aquí tienes un artículo más completo sobre el cambio de creencias tan necesario para muchos.

Hay algunas claves que me gustaría decirte antes de que puedas escuchar el podcast que hoy traigo para ti:

Las creencias son más fuertes dependiendo de cuánto de ancladas estén a tu personalidad. No es lo mismo una creencia sobre algo: “Desconfío de los extraños”, que una creencia sobre tí mismo/a “Soy muy introvertido”, “No tengo ningún atractivo”, “Soy una persona muy callada”. Cuanto más ponga el verbo SER para definir mi creencia más anclada estará a mi personalidad.

La creencia más fuerte es el guión de vida. Hablaré de ella la semana que viene en este blog.

Las creencias van en racimos. La creencia “Soy un desastre” será un racimo que contendrá muchas otras creencias: “No consigo organizarme”, “Nunca llego a tiempo”, “Siempre me equivoco”… y otras tantas. Al final, una fuerte creencia anclada a la personalidad provoca otras tantas pequeñas creencias que condicionan tu vida.

Las creencias configuran tu presente y tu futuro. Este tema es el tema clave del desarrollo personal y empresarial en el que hay que meterse de lleno si queremos tener mejores resultados. Si en este momento analizamos tu vida, nos daremos cuenta de todas las creencias que te hay traído hasta aquí: Creencias sobre el dinero, sobre la pareja, sobre las personas que te rodean, etcétera.

Las creencias están contigo desde hace mucho. En nuestros primeros años de vida se configura nuestra personalidad, y con ella nuestras creencias. Incluso se está demostrando, gracias a las investigaciones del Dr.Bruce Lipton y otros, que ya al feto cuando está dentro de la madre, se le transmiten sensaciones, y creencias. Puedes ampliar esta información leyendo “La Biología de la creencia” (Aquí te lo recomiendo junto con otros libros).

¿Son todas positivas o negativas? En ocasiones depende de en qué medida las creencias sean fuertes para que sean positivas o limitantes. Conozco a alguien que no puede darse por vencido, decir “hasta aquí, no puedo más, lo dejo”. La creencia que puede ser positiva “Soy perseverante y consigo lo que me propongo”, puede convertirse en una cárcel de por vida. Si uno piensa de esta forma, seguramente conseguirá muy buenos resultados algunas veces, pero ¿qué pasará cuando tenga que decir “Lo dejo, no sigo, asumo que era un error estar aquí”?. Sencillamente él mismo se impedirá dejarlo.

Por lo tanto, en muchas ocasiones lo que importa es el grado de limitación que me impone la creencia. No es lo mismo la creencia: “Cuando viajo a otros países tengo que tener cuidado de con qué personas me relaciono”, que “Todos los desconocidos que conozca son peligrosos”. Mientras que una me puede venir bien para protegerme, la otra me limita claramente y me impedirá relacionarme con nadie.

Mira cómo es tu vida y podrás ver qué tipo de creencias tienes.

•             ¿Se pueden cambiar?

•             ¿Estoy condenado/a a vivir con mis creencias limitantes?

•             ¿Cómo puedo hacerlo?

 

13. Creencias y programas limitantes.

01. No merezco de consideración, amor y respeto.

02. El mundo en el que me desenvuelvo es inseguro.

03. Realizo mal la mayoría de las cosas.

04. He perdido el control de mi vida.

05. La vida es mala, la gente es injusta.

06. Estoy desconectado de mi familia y de la sociedad.

07. Estoy a disgusto conmigo mismo.

08. No acepto las ideas de otros.

09. Me frustro cuando no alcanzo mis objetivos o mis metas por pequeñas que sean.

10. No soy aceptado entre la gente con la que me relaciono frecuentemente.

11. Necesito mostrarme precavido o protegerme de los demás.

12. Soy muy exigente conmigo mismo y mis fallos.

13. No tengo tanta capacidad y soy tan competente como los demás.

14. Mi impulsividad me domina.

15. Para mí la familia es como mi protector.

16. Para sentirme bien, no necesito la aprobación de los demás.

17. Al final las cosas siempre salen mal. 

18. La gente no suele aceptarme como soy.

19. Siempre pienso que  se aprovechan de mí.

20. Creo que las metas que me fijo son inalcanzables.

21. Desarrollo una función y una función en el mundo.

22. No se cuidar de mí, ni de mis seres queridos.

23. Me siento controlado por mis sentimientos o emociones.

23. No sé obtener el cariño y la atención que necesito.

24. Me cuesta organizarme el tiempo por mi cuenta.

25. No tengo un criterio propio, soy incapaz de defender mis ideas.

26. No puedo perder mi trabajo, con mi edad, con la crisis, que voy a hacer ahora.

27. No puedo equivocarme, fallar, porque….

28. Lo haré mal.

29. Se reirán de mí.

30. Ya lo intente, y no funciono.

31. Frecuentemente creo que tengo más defectos y debilidades que otros.

32. En cualquier momento puedes perderlo todo, salud, familia, fortuna e incluso la vida.

33. Soy torpe por naturaleza.

34. Mi vida se me escapa del control frecuentemente.

35. Mi familia nuca me ha aceptado y querido plenamente.

36. Me siente un inútil en mi atención personal.

37. Me fastidian las negativas a mis demandas, No sé aceptar un NO.

38. Me siento marginado en los grupos.

39. Tengo muchos enemigos o al menos creo tenerlos a los que les gustaría verme dañado y hundido.

40. Pocas veces estoy contento con lo que tengo y consigo.

41. Creo que nunca he dado lo que puedo dar de mí.

42. Si alguien a quien yo quiero, me conociera de verdad, no me aceptaría.

43. Casi siempre estoy preocupado por caer enfermo o tener un accidente.

44. Con frecuencia me superan los acontecimientos y responsabilidades.

45. Tengo muy pocas relaciones profundas. Si desapareciera, nadie me echaría en falta.

46. Sin ciertas cosas materiales no soy feliz.

47. Me siento como aislado o al margen de todos.

48. La gente es básicamente egoísta, sólo piensan en ellos mismos.

49. Tengo que ser el mejor en lo que emprendo.

50. Las cosas no pueden dejarse a medias.

51. Una retirada es una derrota.

52. Si no aprenden por las buenas, lo harán por las malas.

53. Mas vale lo malo conocido, que lo bueno por conocer.

54. Soy lo que llaman un “plomo” y no me soportan.

55. Tengo conflictos con el dinero, nunca tengo suficiente, y puedo terminar arruinado.

56. Soy muy conservador, me dan miedo los cambios.

57. No puedo expresar mis emociones más básicas como la ira, el miedo, la tristeza o los impulsos del sexo.

58. Me siento dependiente, y temo que me abandonen, que no me quieran, si no hago lo que me piden.

59. No se estar solo.

60. No acepto el fracaso.

61. No soy atractivo.

62. No puedo gustarle.

63. Nadie me ve, soy invisible.

64. Me gusta hacer todo como se ha hecho siempre.

65. El estrés me domina y me cuesta manejarme en esas circunstancias.

66. Me siento incapaz de modificar muchas de las cosas que no me gustan y en las que me veo envuelto.

67. Siempre estoy solo, cuando necesito apoyo y consejo, no puedo contar con nadie.

68. Me esfuerzo por agradar a los demás y antepongo sus necesidades a las mías.

69. Siempre espero lo peor, la vida me estresa, va a ocurrir algo malo.

70. A veces me siento como un bicho raro sin nada en común con los demás.

71. Creo que la gente no es muy respetuosa y debo estar en guardia frente a las mentiras y las observaciones hostiles de los demás.

72. Me exijo mucho y soy muy exigente, y ello afecta a mis relaciones, la salud y la felicidad. 73. No merezco mucha atención, ni admiración, ni respeto, soy una mala persona.

74. Cuando salgo a alguna parte, y me alejo de casa, me siento incómodo, inseguro, en peligro. 75. Soy un desastre y estropeo todo lo que intento.

76. Suelo ser víctima de las circunstancias, haga lo que haga, los demás no me dejan vivir.

77. Soy un lobo solitario. No tengo a nadie que me abrace, que comparta mis secretos o que, simplemente se preocupe de lo que me pueda estar ocurriendo.

78. La gente es falsa por naturaleza, casi todo el mundo incumple sus promesas y miente.

79. Me rijo por normas muy precisas y claras, no hay otra forma, disciplina.

80. No soy lo suficientemente bueno. 

81. No sirvo para nada.

82. Soy muy torpe. 

83. Eso no es para mí.

84. Haga lo que haga, siempre me superan, lo hago todo mal.

85. No valgo para nada, soy un inútil. 

86. Soy así y no puedo cambiar.

87. Soy una mala persona, siempre hago daño.

88. Ya se la respuesta.

89. No tengo suerte, todo me sale mal.

90. Debo tener un mal Karma.

91. Nunca lo conseguiré.

92. Solo los ricos son felices, sin dinero no puedo ser feliz...

93. El dinero cuesta mucho de ganar, y hay que esforzarse mucho para ganarlo.

94. La vida es muy complicada. La vida es sufrimiento.

95. No soy digno de ser amado. Siempre me rechazan.

96. Todos los hombres/mujeres son iguales.

97. Todas mis relaciones acaban igual.

98. Me van a decir que no. 

99. Cuando algo va bien, siempre pasa algo malo.

100. Coma lo que coma siempre engordo.

101. Si me quieren tienen que saber lo que necesito, si lo pido no tiene gracia.

102. Si me quisieran harían las cosas de otra manera.

103. Tengo que esforzarme al máximo, o no conseguiré nada en la vida, la vida es competición.

 

14. ÁMBITOS DE ESTRÉS/TRAUMAS/FOBIAS

01. Propio nacimiento.

02. Nacimiento de hermanos/as, hijos/as.

03. Ingreso al jardín de Infancia.

03. Colegio.

04. Instituto.

05. Carrera.

06. Primeras relaciones sexuales.

07. Enfermedades.

08. Pubertad.

09. Cambio de residencia.

10. Cambio de trabajo.

11. Relación con la madre.

12. Relación con el padre.

13. Relación con hermano/a

14. Relación con hijos.

15. Tareas cotidianas.

16. Sexualidad.

17. hospitalización

18. Muerte de algún ser querido. 

19. Acoso.

20. Abusos.

21. Maltratos.

22. Gritos, insultos.

23. Violación.

24. Golpeado. 

25. Abandonado.

26. Asesinado.

27. Ahogado.

28. Asfixiado.

29. Enterrado vivo.

30. Ahorcado.

31. Mutilado.

32. Acuchillado.

33. Decapitado.

34. Quemado.

35. Envenenado.

36. De un disparo.

37. Electrocutado.

38. Atacado por un Animal, insecto, serpiente, araña, otros.

39. Accidente de coche, avión, tren, caballo, carruaje, otros.

40. Atrapado en…

41. Atragantamiento.

42. Muerte en quirófano, operación, vacunas.

43. Tornado, tormenta, terremotos.

44. Suicidio.

45. Estudios.

46. Trabajo- empleo.

47. Drogas.

48. Boda, casamiento.

49. Crisis de matrimonio.

50. Embarazo.

51. Cambios de las condiciones de trabajo.

52. Problemas espirituales, religiosos.

53. Delincuencia. 

54. Cambio del estilo de vida, residencia.

55. hijo/a sale de casa 

56. Divorcio.

57. Infidelidad.

58. Crisis de identidad, imagen, envejecer.

59. Cambio de compañero/a.

60. Diagnóstico médico, enfermedad grave.

61. Muerte del esposo/a.

62. Responsabilidad.

63. Muerte propia.

64. Estar demasiado bien.

65. Éxito.

66. Disfrute.

67. Alegría.

68. Felicidad.

69. Pobreza.

70. Sufrimiento.

71. Injusticias.

72. El hambre en el mundo.

72. Estar solo, abandono.

73. Ser observado.

74. Hablar en público.

75. Examinarse.

76. Ser evaluado.

77. Lugares públicos concurridos.

78. Espacios abiertos.

79. Espacios cerrados.

80. Transportes públicos.

81. Estar solo en casa.

82. Estar lejos de casa.

83. Suciedad.

84. Futuro.

85. Pasado.

86. Dinero.

87. Sangre.

88. Conducir.

89. Hablar con figuras de autoridad.

90. Ir a fiestas, relacionarme.

91. Iniciar una relación.

92. Reclamar o pedir lo mío.

93. Autocritica.

94. Jubilación.

95. Impuestos.

96. Herencias.

97. Independencia.

98. No poder ayudar a alguien.

99. Mi misión de vida.

100. Compromiso.

101. Volar.

102. Alturas.

103. Caídas, lesiones.

 

17. DETONANTES/RELACIONES.

A. Con uno mismo.

B. Con personas: comprobar si es necesario saber la persona específicamente. La relación de la emoción puede ser:

1. De mí hacia alguien

2. De alguien hacia mí.

3. De alguien hacia otro.

C. Con ámbitos: trabajo, dinero, familia, casa, pareja, espiritualidad, religión, salud, enfermedad, alimentación… (Mirar listado anexo de ámbitos de estrés).

01. Padre.

02. Madre.

03. Hijos.

04. Abuelos.

05. Ancestros.

06. Hermanos.

07. Trabajo.

08. Pareja, actual, o anterior.

09. Amante.

10. Vecinos.

11. Escuela.

12. Profesores.

13. Casa.

14. Mi tierra, mi pueblo.

15. Policía.

16. Política.

17. Estudios.

18. Religión.

19. Herencia.

20. Creencias.

21. Puedo.

22. Quiero.

23. Merezco.

 24. Acepto.

25. Conseguir.

26. Tengo.

27. Esperar.

28. Olvidar.

29. Intentar.

30. Pagar.

31. Estaciones.

32. Clima.

33. Colores.

34. Desconocidos.

 

18. TEMAS VARIADOS.

01. Implantes de extraños.

02. Abducción.

03. Cirugía láser.

04. Interferencia de frecuencia.

05. Partes del cuerpo que no casan.

06. Integración de universos paralelos.

07. Integración de la dimensión interior.

08. Energía Universal.

09. Energía Cósmica.

10. Energía creativa.

11. Energía del creador.

12. Fragmentación del Alma.

13. Fragmentación del propio ser.

14. Separación de Dios.

15. Separación del propio Ser.

16. Rechazar a Dios.

17. Perder el Alma.

18. No tener los pies en la tierra.

19. Conexión con grupos, entidades, ancestros que te ocasionan el mismo problema.

20. Recoger energías de lugares en los que ha ocurrido algo traumático.

21. Sintonizar con espíritus de ciertos lugares.

22. Recibir pensamientos, emociones, creencias toxicas de familia, amigos, trabajo, etc.

23. Recibir energía negativa de objetos, joyas, ropa, fotos, etc.

24. Conciencias colectivas.

25. Ataduras de espíritus.

26. Personalidades múltiples.