La Sicoenergética es una terapia singular,  que tiene la particularidad de abordar la enfermedad y la salud del ser humano desde el campo de la Psique y desde el campo de la energía y la sanación, actuando sobre el cuerpo, la mente y el espíritu a través del sistema energético vital.

 

Estos dos campos, psique y energía son compatibles porque la psique, que engloba mente y espíritu, contiene energías de muy alta frecuencia, relacionadas con el inconmensurable campo de energía humano, a su vez conectado con el infinito campo de energía universal.

Es fácil observar que toda enfermedad o patología, además de la alteración física, se manifiesta con trastornos energéticos en nuestro sistema energético vital y con desórdenes y conflictos en nuestra mente y nuestra alma.

Abordar la enfermedad o el trastorno de la salud, solo desde el campo físico o energético, cuando sus causas también están inscritas en el campo mental y espiritual sería limitado e insuficientemente profundo en muchos casos. Por esa razón surge la Sicoenergética como herramienta útil para el tratamiento de la enfermedad o el trastorno de una forma más completa y profunda.

 Con el tiempo comprendí que era necesario tratar la salud humana de una manera global y profunda, de forma que abarcara no solo la parte física, biológica y nutricional, sino también la parte mental, energética y espiritual. Y a este segundo campo es al que está destinada la Sicoenergética.

 

La Sicoenergética es un sistema integrador
La Sicoenergética suma e integra todos los aspectos y variedades de terapias en un mismo modelo, que está regido por el concepto inclusivista, que siempre suma, nunca excluye o rechaza. Pero además de sumar, es importante integrar. La Sicoenergética es un método integrador de cualquier terapia natural que sea beneficiosa, haciéndola compatible con las demás terapias.

Para integrar todo lo bueno y coherente para la curación natural y la salud, lo primero que tenemos que hacer es partir de una idea base, que es el concepto que tenemos del ser humano. Si acertamos en la comprensión profunda y amplia del ser humano, después es más sencillo integrar todas las disciplinas o técnicas naturales de salud que aplicamos en la curación.

Para mi es evidente que el ser humano es global, se compone de cuerpo, mente y alma, es holístico, posee todos los aspectos de la naturaleza y el universo, contiene todos los matices, colores, sonidos, todas las frecuencias y formas, todos los elementos químicos y todos los aspectos mentales del universo, porque es universal y tiene toda la universalidad. Esto significa que es necesario un sistema integrador universal, que una todo tipo de terapia para la salud en un solo modelo, este modelo intenta ser la Sicoenergética.

 

El ser humano visto desde la Sicoenergética
Como se decía antes lo primero importante a dilucidar es, ¿qué es el ser humano?, para después averiguar porqué un ser humano pierde la salud y enferma, ¿qué tipo de ser humano desarrolla determinada enfermedad? y ¿qué enfermedad afecta a determinado ser humano?.

La idea más común que responde a ¿qué es el ser humano?, es que está formado por 3 partes:
- Una parte física que consideramos materia.
- Una parte inmaterial, que es mental y espiritual.
- Y el Sistema
energético vital que conecta los dos partes anteriores.

La parte física abarca todos los procesos biofísicos del cuerpo humano aunque considero que en realidad es energía de forma, estructurada y consolidada. La parte mental y espiritual, es evidentemente inmaterial y es energía inteligente, la cual se estudia con profundidad en Sicoenergética. Pero si nos quedáramos en esto, nos daríamos cuenta que le falta algo.

 

Somos energía inteligente con forma física
En todas las culturas se ha observado que la parte mental y
espiritual está integrada en la parte física, formando todo una unidad. La física cuántica explica, que en lo físico está lo mental, que células, moléculas y átomos también son y tienen mente, que los átomos y moléculas se organizan inteligentemente, guiados por una inteligencia superior, de la que forman parte.

 

También es observable que el Espíritu o Alma humana, lo impregna todo, está en nuestro cuerpo, en nuestras células y átomos, se encuentra en nuestra estructura energética y en nuestra mente. Lo cual nos conduce a que si queremos tener un concepto claro de sanación, siempre tenemos que actuar teniendo en cuenta el plano espiritual, en el cual el espíritu puro está siempre en conexión también, con el Alma grupal humana, con la Energía y con la Mente del Universo, de la que forma parte.

 

Esto explica parte de la cuestión, pero queda otra parte por examinar. Desde el pensamiento y la sabiduría antigua hasta la ciencia actual, la física cuántica, se nos dice que somos energía, que la mente y el espíritu es energía sutil e inteligente, que el cuerpo humano también es energía condensada, y que para que haya vida, tiene que haber energía. El organismo funciona fisiológicamente porque tiene la energía que le hace funcionar y mantener la vida.

 

El Sistema Energético Vital
Aquí entramos en la tercera cuestión, somos energía. Para que la energía, en sus infinitas modalidades y frecuencias se manifieste de diversas formas en la vida humana, hace falta un sistema energético vital. Este sistema energético humano, ha sido estudiado desde la antigüedad. Los chinos estudiaron el sistema de canales y vasos energéticos, los hindúes y otras culturas, estudiaron los centros energéticos (
chakras), los nadis y el cuerpo energético o aura.

 

Este sistema energético es el que conecta el alma y la mente con el cuerpo. La fisiología orgánica, endocrina y nerviosa depende de la fisiología energética, que a su vez también conecta con la dinámica de la mente y del espíritu.

 

La Sicoenergética
La Sicoenergética por lo tanto es la manera de relacionar todo, lo físico, la energía, lo mental y emocional y entroncarlo con lo espiritual. Para esto se ha diseñado un sistema de trabajo en el que es necesario:
• Conocer bien al ser humano, su organismo y su fisiología.
• Conocer bien la energía y el sistema energético vital. Conocer los canales y los puntos energéticos, el sistema de chakras mayores y menores y los circuitos naturales y el aura humana.
• Conocer la mente humana y para ello utilizamos los más avanzados tipos de Psicoterapia energética, la Sicosomática, la Sicoanalogía, la Terapia regresiva, la Medicina Hamer (Sicobiología), la Bioenergética de Reich y otras.
• Conocer el Alma y el Espíritu humano. Aquí la Sicoenergética utiliza el sistema de las Cinco Formas de Sanación para abordar los diferentes conflictos y alteraciones del alma.

 

El diagnóstico
En Sicoenergética es importante saber lo que le pasa realmente al paciente y acercarnos a averiguar en la medida de lo posible la causa de la
enfermedad o el trastorno, por lo que es imprescindible evaluar la situación de forma fiable, para lo cual tenemos 3 tipos de diagnóstico:
• El diagnóstico del terreno físico y mental, en el que estudiamos las tipologías físicas, los temperamentos y los patrones físicos, y también las tipologías y los patrones mentales.
• El diagnóstica práctico, en el que utilizamos los mejores sistemas diagnósticos directos, como son la kinesiología, los pulsos o el Vas +.
• El Diagnóstico energético a través de la conexión del campo de energía del sanador con el campo de energía del paciente a través de la sanación espiritual. Esta conexión permite desbloquear al paciente y abrir su campo de energía para que conecte con la energía original y sanadora y poder obtener información fundamental.

 

Las diferentes terapias de la Sicoenergética
Pero para que la Sicoenergética sea verdaderamente eficaz es necesario utilizar la terapia idónea. Uno de los elementos mas sobresalientes de la Sicoenergética es la utilización del mejor tipo de Psicoterapia y de la mejor Forma de sanadora. Aquí tenemos una amplia gama de posibilidades.

 

La Sicoenergética como se decía antes utiliza avanzados sistemas de la psicoterapia actual: la Sicoterapia energética, la Sicosomática, la Sicoanalogía, la Terapia regresiva, la Medicina Hamer (Sicobiología), la Bioenergética de Reich y otras.

 

La Sicoenergética es un sistema directo de que actúa de forma conjunta sobre todas las partes que forman el ser humano, el cuerpo, la mente y el alma, este sistema directo es la Sanación, que actúa con la energía y sus infinitas variedades de frecuencias.

 

La Sicoenergética utiliza LAS CINCO FORMAS DE SANACIÓN: Sanación bioenergética, Sanación Manual Etérica, Sanación Reconectiva, Sanación Cuántica y Sanación Espiritual, también modalidades de Sanación a Distancia, vinculando la forma de sanación con las psicoterapias anteriormente citadas u otras herramientas energéticas.

 

La Sanación entendida en su máxima amplitud es un sistema completo y profundo para acceder y sanar los más importantes conflictos y problemas que se hallan detrás de la enfermedad y de cualquier desequilibrio de la salud.

 

También podemos utilizar una gran variedad de tratamientos bioenergéticos para resolver los disturbios causados en el sistema energético vital, a través de los biocircuitos energéticos específicos, de la acupuntura energética, de técnicas biorresonancia, de técnicas vibracionales o de bioinformación, de emisores radiónicos, de terapia del sonido, terapia de luz y color o biomagnetismo. Estas correcciones se reflejarán en la recuperación de la salud orgánica y servirán para equilibrar cualquier tipo de alteración energética a través de la terapia vibratoria.

 

La Sicoenergética por lo tanto representa una nueva dirección hacia la medicina del futuro. Es una formación y plan de estudios que se desarrolla en dos años, en la que agrupa, suma y sintetiza, una selección de las mejores técnicas y sistemas de curación conocidos hasta hoy. 

 

 

Definición

La Psicoenergéticas es una psicoterapia corporal diseñada específicamente para manejar las tensiones neuróticas, los bloqueos sexuales y demás alteraciones en la estructura personal que limitan las potencialidades y disminuyen la vitalidad de los que habitamos las ciudades aglomeradas y aceleradas. Incorpora las aportaciones de numerosos autores e introduce avances teóricos y técnicos originales. De modo muy directo, esta psicoterapia procura las introyecciones y recuperando las energías proyectadas. Para lograr esto aprovecha elementos del autocontrol conductual, la modificación del pensamiento, el cultivo de la fantasía y la toma de decisiones. En resumen, procura facilitar el desarrollo armónico de todas las potencialidades humanas.

 

Panorama de las tecnicas y niveles de intervencion (individual y de grupo) que propone la Psicoenergéticas.

 

1.            Las técnicas de relajación y de respiración; realizar actividades gratas y platicar los problemas con el terapeuta para desahogarse y ampliar perspectivas, La meditación sirve para eliminar la ansiedad. Además, es uno de los caminos hacia la iluminación.

 

2.            Los grupos de encuentro para salir de las máscaras y los roles manipulatorios. Aplican diversas técnicas para facilitar la comunicación y el despertar sensorial, y otras que favorecen la expresión de los sentimientos.

 

3.            Los ejercicios de movimiento y alineación postural. En el supuesto de que el terapeuta ya ha realizado la debida evaluación psicocorporal, utiliza técnicas respiratorias más avanzadas que el paciente puede combinar con ejercicios de yoga, chi kung, tai chi u otros por el estilo.

 

4.            Los masajes especializados para eliminar las tensiones musculares propias de la armadura neurótica. Incluyen técnicas adicionales de masaje y manejo visceral que movilizan de manera más directa y efectiva las emociones y los impulsos (mediante la catarsis y la transferencia).

 

5.            Las fantasías dirigidas sirven para explorar los aspectos poco conocidos de la propia personalidad. El paciente establece diálogos con los ausentes para manejar el duelo interminado y las situaciones incompletas. Existen otras técnicas que ayudan a salir de las fantasías destructivas y del estado del choque.

 

6.            El manejo psicocorporal de los sueños favorece la integración de algunos aspectos energéticos proyectados o disociados. También ayuda mucho para superar los momentos de estancamiento y de indecisión.

 

7.            Para eliminar algunos síntomas, la psicoterapia del pensamiento somete a un escrutinio cuidadoso los diálogos autodestructivos y las creencias erróneas. La práctica del pensamiento relativo y flexible nos permite vivir con alegría.

 

8.            La preparación para tomar decisiones más oportunas. Ante los problemas, nos conviene analizar con calma las situaciones que enfrentamos. Así cambiamos a nuestro favor muchas de las circunstancias que nos rodean. Las metas y los valores personales también son importantes fuentes de motivación.

 

9.            El manejo de los problemas sexuales y de pareja.