Las técnicas usadas por Olga Hoyal ofrecen una altísima eficacia, con resultados rápidos para abordar y solucionar cualquier tipo de fobia, trauma, ansiedad, creencias disfuncionales, obsesiones, etc

Esta técnica es tan eficaz que una vez detectado aquello que causa el sufrimiento, elimina el malestar en pocas sesiones y además mantiene de forma duradera una sensación de serenidad, liberación y tranquilidad respecto a la perturbación original.

Con los trabajos de Olga Hoyal puedes conectar con tu interior y resolver conflictos internos dificiles de descubrir uno mismo

El tratamiento implica en su mayoría asegurar que ambos lados del cerebro, hemisferio derecho y hemisferio izquierdo, sean capaces de procesar información de forma simultánea a través del cuerpo calloso que los une. (Puedes observar en la fotografía las funciones tan diferentes que realizan ambos hemisferios) Por lo tanto ayuda a generar una integración entre las diferencias de percepción entre los dos hemisferios cerebrales y así permitir que la persona obtenga distintas perspectivas, motivando a que contemple las posibilidades con ambos hemisferios.

Para esto, la TIC® incluye realizar procedimientos muy novedosos entremezclados con procedimientos alternativos, equilibrando así las emociones y comprensión y prestando mucha atención a la manera en que eventos del pasado afectan a la persona, llevando su atención al pasado, presente y futuro.

Lo ventajoso de esta técnica es que no se requieren muchas sesiones para ver resultados y puede llevarse a cabo tanto en adultos como en niños.

 

Hoy en día es más fácil realizar cambios internos, gracias a Olga Hoyal

www.creenciasymentepositiva.com

“Dime qué piensas y te diré quién eres”

Angustia, miedo, soledad, depresión, creencias limitantes, ansiedad, insomnio, pensamientos repetitivos, pesimismo…

Las prisas y la inestabilidad generan elementos tóxicos que hacen daño a uno mismo y también a los de nuestro alrededor. Estos elementos tóxicos los llamamos “pensamientos recurrentes, pensamientos negativos, ideas dañinas, pensamientos tóxicos, etc.” aunque añadiríamos “sentimientos tóxicos y negativos” ya que cualquier pensamiento con el cual uno no se siente bien, es siempre negativo.

Este estado “cerebral” crea nuestro mundo basado en una lucha constante en contra de todo eso que llega a nuestra mente y que no deseamos de ninguna forma que esté ahí y menos que sea tan recurrente. Y lo más importante es que cada palabra que pronunciamos, escuchamos, leemos o pensamos emite una vibración y crea un efecto en nuestro cuerpo, en nuestra energía, en nuestro entorno, en nuestra vida y en los demás a nuestro alrededor.

Para que tu realidad cambie, quien tiene que comenzar por dar el primer paso eres tú.

El cambio no está en las situaciones que vives y en las personas con las que convives, el cambio comienza y está en ti.

Lo primero que tenemos que hacer es tomar consciencia de que tenemos un programa corriendo mecánicamente en nuestro cerebro, e identificar esos pensamientos tóxicos que no nos prestan ningún servicio. Será una labor de “PENSAMIENTOS TÓXICOS contra PENSAMIENTOS SANADORES”

“Cuando cambias tu forma de pensar, cambias los resultados”